Seguidores

Y sí , pase lo que pase , estaremos unidos por el mismo cielo .

domingo, 23 de diciembre de 2012

Esa pequeña posibilidad.....

Todavía quedan muchos caminos por recorrer. ¿De verdad crees que es necesario rendirse tan pronto? Por muy difícil que parezca, no es el momento de tirar la toalla. Es el momento de levantarse y seguir. Una vez me enseñaron que si de verdad quieres conseguir algo, nunca debes darlo por imposible. Recuerda que siempre quedará esa pequeña posibilidad.

sábado, 22 de diciembre de 2012

Tu única obsesión.

Parece increíble lo mucho que te puede llegar a importar alguien ¿eh? Como te comes la cabeza por él, te rayas, te deprimes, te haces mil preguntas y todas sin respuesta, porque ciertamente, nadie las puede responder. Y no poder quitártelo de la cabeza... es insoportable pero a la vez fascinante. Querer estar con esa persona en cada cosa que haces y pensar "Ojalá estuviera ahora aquí,conmigo", es querer a alguien. Tener miedo, miedo a perder a esa persona, miedo a que te la quiten... Y por mucho que intenten entender lo importante que es para ti esa persona, no lo entenderán, jamás lo harán. Le quieres más de lo que hubieras podido imaginar, poco a poco se ha convertido en tu vida, cuando le conociste algo dentro de ti te dijo "Él es para mí" y por ahora parece que se está haciendo realidad. Ya no quieres una vida sin él, no te gusta. Y te imaginas como será el paso de los años a su lado, juegas a crear la pareja perfecta, el amor de película, y ¿Quién sabe si todo eso se hará realidad?, pero tú lo único que sabes es que quieres morir a su lado, es tú única obsesión.

Quédate con él.

Quédate con quien prefiera estar un sábado en tu casa, que bebiendo alcohol en una fiesta. Quien prefiera tomar tu mano, que tener un cigarro. Quédate con quien sepa estar sin ti, pero prefiera estar contigo. Con quien te enamore con hechos, no con palabras. Quédate con quien te valore, no con quien te ilusione. Quédate con quien valga la alegría y no la pena.

miércoles, 19 de diciembre de 2012

Yo sí sé vivir, y ellos NO.

Medir la felicidad por unos ojos que rebosan alegría, una sonrisa despampanante o una risa incontenible. Tener como finalidad, ser perfectos y equivocarte en el intento. Darte cuenta de que siendo perfectos arruinaríamos el sentido de la vida; el superarnos día a día y el poder ir restando defectos a medida que vamos aprendiendo. Por eso a mi me encanta ser imperfecta y vivir de verdad, me encanta ver como supero mis dificultades y como paso de todo el mundo cuando intentan joderme. Me encanta plantarme un sábado por la noche en la fiesta de turno y ver como todos me observan con esas miradas de desaprobación, asombro y, con un poco de suerte de envidia. Pero, ¿sabéis cuál es mi consuelo? Saber que yo sí sé vivir, y ellos NO.

domingo, 2 de diciembre de 2012

¿El tiempo es nuestro amigo o nuestro enemigo?

Con el paso de los años, olvidamos cosas, conocemos personas, dejamos a otras por el camino... ¿Y esto es bueno o malo? Es triste saber que nada dura para siempre, pero quizá tenga su lado positivo, quizá si las cosas buenas no son eternas, las malas tampoco lo son, pero ¿puede haber excepciones? ¿Puede haber cosas buenas que duren para siempre? ¿Puede haber cosas malas que arrastremos durante toda la vida? Solo el tiempo lo dirá...

Gracias.

Una noche no puedes dormir y te paras a pensar. 
Y descubres lo que es realmente un ′′te quiero′′, lo que significa un
 ′′adiós′′ e incluso las consecuencias de un ′′para siempre′′. Te das cuenta de que la felicidad no llega al tener un buen día, salir de fiesta o comprarte un vestido nuevo. Que normalmente las cosas son mas difíciles de lo que parecen, que nunca sabes lo que es suficiente y muchas veces se tiene miedo. Que hay mil cosas que duelen como hay otras mil que te hacen sonreír como una idiota. Que a veces nada está claro. La felicidad, tu felicidad se ha ido construyendo granito a granito, por esas personas que realmente pueden decir ese ′′te quiero′′ sin mentir y siempre se han preocupado. Algunas después de toda una vida y otras desde hace una semana. Que se dan cuenta, que tu felicidad, fácilmente se desmorona, y siempre están ahí para recoger los trocitos. Que cuando un día va mal, cambian del blanco y negro al color, que te contagian su alegría. Por las que a la mañana siguiente, te despiertas con una sonrisa en la boca y piensas que vale la pena. Lo único que puedo decir es gracias.